El "terreno maldito" del Italpark y otras historias trágicas

Pueblos, guerras, hechos que cambiaron la vida del hombre. Acontecimientos que deben ser recordados.

El "terreno maldito" del Italpark y otras historias trágicas

Notapor JX_AZ » 15 Feb 2017 11:52

Interesantes historias

El "terreno maldito" del Italpark y otras historias trágicas en los parques de diversiones

En la Argentina y en el mundo estas ferias han estado marcadas por tragedias que tiñeron de luto el habitual colorido de sus juegos

Están asociados a la alegría, el entretenimiento, la fantasía y el vértigo. Adultos y niños disfrutan por igual. Sin embargo, no todo lo que brilla es oro en los parques de diversiones. En la Argentina, y en el mundo, estas ferias han estado marcadas por tragedias que tiñeron de luto el habitual colorido de sus juegos. Y, en muchos casos, esos accidentes envolvieron a los predios con historias que conjugan la realidad con relatos legendarios. La tradición oral hizo lo suyo y hay mucho de verdad y mucho de realismo... mágico.

El parque más querido


Sin dudas, el Italpark, Feria Infantil de Buenos Aires, como rezaba el letrero de neón que resplandecía en la esquina de Av. Del Libertador y Callao, fue el parque de diversiones más famoso que tuvo nuestro país. Su historia de tres décadas, iniciada en los ´60, marcó a generaciones enteras de argentinos que aún hoy siguen recordando cada uno de sus juegos y hasta su ubicación en esas hectáreas lindantes con las vías del Ferrocarril Mitre. El Italpark está inserto en la memoria colectiva del país. Y asociado a los más gratos momentos de la infancia.

Sin embargo, en la fría tarde del 29 de julio de 1990, un accidente en el Matter Horn, que provocó la muerte de la joven de 15 años Roxana Alaimo, desnudó ciertas irregularidades en el mantenimiento de las atracciones y marcó el final del emblemático espacio. El Matter Horn era uno de los juegos más nuevos que la empresa propietaria había adquirido. Se trataba de una suerte de rueda con carritos colgantes que giraban provocando una fuerza centrífuga realmente potente. Desde afuera, cuando el mecanismo estaba en marcha, la velocidad hacía que no se distinguieran prácticamente los carros ni quiénes estaban dentro de los mismos. La adrenalina eran moneda corriente entre los audaces que se subían y padecían (o disfrutaban) de esos tres minutos a puro vértigo.

Imagen

Algo falló aquella tarde de invierno. Uno de los carros se desprendió, chocó contra uno de los laterales y provocó la muerte de Alaimo y heridas graves en la joven Karina Benítez. Las medidas judiciales impidieron la reapertura del Italpark. Solo el 10 y 11 de noviembre de ese año se reabrió, pero nuevamente el peso de las denuncias impidió que continuara funcionando.

Imagen

¿Qué sucedió con cada uno de los juegos? ¿Qué ocurre hoy en el predio donde funcionaba la feria de diversiones? Las atracciones mecánicas sufrieron diversos destinos. Se dice que algunos juegos fueron vendidos al famoso parque Beto Carrero de Brasil y otros al Argenpark de Luján. Esto último es fácilmente comprobable. Los que se acercan a este parque cercano a la Basílica y pegado al río, rápidamente reconocerán las estructuras de la montaña rusa Super 8 Volante y algunos otros juegos emblemáticos como el Súper Monza, donde los más chicos imaginaban ser Meteoro. El barco y hasta alguna boletería con forma de casilla alpina aún están al alcance de la gente. El resto de los juegos habría pasado a depósitos ubicados en la localidad de Pilar pertenecientes a la familia Zanón, dueña del Italpark y de una reconocida fábrica de cerámicas.

Nace la leyenda

Un año antes de que sucediera la tragedia en el Matter Horn, un incendio en el Laberinto del Terror destruyó por completo esta codiciada atracción. Más atrás, en la primera mitad del siglo pasado, una feria italiana montada en el lugar se vio enlutada cuando un rayo mató a un visitante. Para los supersticiosos se trata de un "terreno maldito". Es que la historia del predio donde funcionó el parque tiene hitos marcados por la tragedia y un presente que causa escalofríos a quienes se sugestionan con facilidad.

Una vez desmantelado el Italpark, el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires levantó el Parque Thays, un bello jardín verde en homenaje al notable paisajista Carlos Thays. La leyenda cuenta que aquellos que se acerquen por las noches y posean algunas fichas del histórico parque, deben arrojarlas detrás de las rejas que protegen el Thays y automáticamente comenzarán a ver ante sus retinas la alegría de sus juegos en marcha. Desde ya, una simpática historia popular lejana a la verdad.

Nota completa en:
http://www.lanacion.com.ar/1980300-el-terreno-maldito-del-italpark-y-otras-historias-tragicas-en-los-parques-de-diversiones
JX_AZ
 
Mensajes: 2117
Registrado: 04 Sep 2014 12:12

Volver a Historia

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado